Esta mañana me levanté pensando que la etapa de hoy iba a ser bastante plácida… Me equivoqué.

Hace un dia estupendo para montar en bicicleta. Brilla el sol y sopla una brisa fresquita.
Después de desayunar tranquilamente Alejandro y yo salimos hacia la estación de Llanes. Él termina el camino aqui, por ahora. Lo retomará el año que viene.
Ha sido un placer compartir parte del viaje con él.

image

Salgo de llanes por la carretera y de pronto recuerdo que Aniki me habló de la playa de Gulpiyuri, una playa muy peculiar. Pregunto a la salida del pueblo a un simpatico basurero… Tiene que conocer la zona seguro.
Me indica que se encuentra a solo unos kilometros de alli, aunque veo q se desvia del camino bastante… Da igual, yo no me pierdo esa playa.
Un amable lugareño me indica como acceder. Me avisa tambien de q mañana va a hacer mucho calor para montar en bici, “vienen vientus de Africa”. Seguro que acierta…

Lo que me encuentro realmente merece la pena. Se trata de otro Monumento natural.

image

image

image

Continuo por la senda que me apriximó a Gulpiyuri ya que un hombre me indica que llega casi hasta Ribadesella, mitad de etapa.
La senda esta muy bien para bicicletas y tiene unas panoramicas y unos entornos preciosos, pero no esta bien señalizada y consigo perderme y hacer casi 20 kms de más.

image

image

Consigo ‘encontrarme’ y cojo la nacional hasta Ribadesella. Bonito pueblo en medio de una ria.

image

Después otros 4 o 5 kilometros de ascenso a San Esteban de Leces, eso si acompañado de un hombre en bici de carreras que me ameniza la subida charlando de sus viajes…, llego a Vega, una preciosa aldea junto al mar.

image

Para salir de Vega tengo que atravesar unos caminitos embarrados que ascienden hacia la carretera nacional. Estan completamente invadidos por vegetación. Pero no cualquier vegetacion, zarzas y otras plantas que pican mucho… Por supuesto me hacen las piernas trizas, mas de lo q estan. Al meno arriba hay buenas vistas. Y un hombre junto a su coche que me ofrece el agua mas fresca que he probado nunca.

image

Ya en la carretera me pienso dos veces lo de continuar por el trazado original lleno de caminos, probablemente algunos embarrados y decido hacer los ultimos 25 kms por carretera. La cual va casi paralela. Ademas es tarde y aun estoy lejos de Sebrayo y bastante cansado.

Asi, despues de 87 kilometros llego a Villaviciosa, pasando de Sebrayo, 5 kms mas cercano y primer objetivo de la lista, y dandome un homenaje en un hotelito del pueblo. Por cierto, tambien muy bonito.
No es tarde para la costumbre, las 17.00h.
Lo mejor es que mejor tengo tele y puedo ver el partido con unas cervezas frias y un kebap… Hemos ganado a Francia, 2-0. Toma!

image

A dia de hoy llevo en torno a 480 kilometros. Una media de 67 kms/dia. Me quedan 6 dias y cerca de 370. Creo que los próximos dias podré descansar un poco antes de llegar a Cadavedo y encontrarme con Lisandro.

Mañana el albergue de fin de etapa se encuentra en Avilés, a unos 51 kms de aqui. Pero creo q no tiene playa, asi que tiraré 5 kms mas hasta Salinas. Ademas el nombre me da buen rollo. No hay albergue pero algo encontraré.

Anuncios

Llega un momento, y esto lo conocerán los que hayan se hayan movido por la montaña, en el que de tanto subir y bajar no sabes si los que estas viendo, a lo que te vas a enfrentar, es una rampa o un llano.

Hoy nos hemos levantado sin desayuno. Esta vez hemos comido alguna cosa de nuestras provisiones y nos hemos puesto en marcha. Atras dejabamos la abadia de Cóbreces.

image

Hacía fresco, esta vez si. Y el dia estaba encapotado pero tranquilo.

Llegamos a Comillas sin mucho esfuerzo aunque notando el cansancio acumulado.
Alli ya si desayunamos fuerte y nos separamos.
El siguiente hito de la etapa Seria San Vicente de la Barquera. Para ello recorro casi 10 kms de carretera algo incomoda. Con poco arcen y muchas rampas. Aunque poco tráfico.

Desde el puente que atraviesa la ria parece un bonito pueblo pero, sinceramente, no me apetece parar a comprobarlo. Aun me queda mucha etapa y la de ayer ha hecho mella.

image

A partir de ahi comienza la parte mas interesante. Me enfrento a 40 kms de caminos y pistas forestales y senderos por la costa.

Por fin llego a Asturias. El primer municipio es Colombres, al que tengo q acceder por la carretera con un importante desnivel de casi 2 kms. Se trata de un pueblito tipico de la zona. Muy bonito y colorido…

Despues poco que destacar hasta que llego a un desvio del camino causado por las obras de la A-8, en Pendueles.
El camino se convierte en un sendero ideal para bicis, eso si con continuo subir y bajar demoledor.
Sin embargo el camino no tiene desperdicio. Se interna por bosques, bordea acantilados, atraviesa prados y pastos… Un espectaculo de trayecto.

Durante es camino llego al monumento natural de ‘los bufones de arenillas’. Una especie de chimeneas en la roca que, cuando el mar está brava expulsan chorros de agua a varios metros de altura. Sin embargo la mar estaba bastante calmada y ‘solo’ se escuchaba un atronador ruido saliendo de la chimenea con cada golpe de mar. Se me ponian los pelos de punta…
image

En los bufones me vuelvo a encontrar con Alejandro y continuamos la marcha. Los 8 o 10 kilometros restantes son practicamente para subir al mirador de la playa de la Ballota…

… y para bajar hasta Llanes. El camino discurre por la ladera de una montaña desde el que se divisan varios pueblos, entre ellos Llanes y una vez abajo nos metemos en el albergue, justo antes de entrar en el pueblo. Son casi las 7 de la tarde, el dia ha sido largo.

image

Final de sexto dia. Sigo sano y salvo y no demasiado cansado fisicamente aunque con muchisimo sueño. Son las 22.00h.
Buenas noches.

Amanece soleado. Una temperatura que anima a ponerse en pie. Y por delante un recorrido, a priori, entretenido y no muy duro.

image

El plan inicial es llegar a Santillana del Mar. Un pueblo, dicen, precioso en su conjunto.

Partimos Alejandro y yo en dirección a Somo y esta vez, para entrar en calor no hay rampa… sino que una abeja cantabrona se mete en mi casco y me pica en la frente…
De repente el sol y el calor se convierten en nubarrones y viento frio y racheado de cara, lo que hace que un simple llano sea un infierno.
Aun asi consigo captar algunas preciosas panoramicas antes del temporal.

image

En Somo cogemos el barco que atraviesa la bahia y llegamos a Santander. A punto están de caer las bicis por la borda con el temporal, pero el susto se queda solo en eso, un susto y las bicis empapadas.

Al llegar a Santander Alejandro y yo nos separamos. Atravieso la ciudad y me dirijo a Boo de Piélagos donde tendré q coger un tren que cruza la ria. Una sola parada que me ahorra 8 kms de rodeo. La otra opción es atravesar apenas 60 metros de via a pie. Demasiado peligroso con una bici tan pesada. Ademas el viaje es gratis.

El resto del trayecto hasta Santillana discurre por carreteras comarcales y caminos asfaltados con constantes subidas y bajadas. Un trayecto no demasiado atractivo por zonas.

De nuevo cansado y mermado por los vientos del inicio solo pienso en llegar a Santillana y darme una buena ducha.
Es relativamente pronto, las 16.00 cuando llego al albergue pero desafotunadamente en este los ciclistas no tenemos prioridad para coger plaza por lo que me sugieren el camping del pueblo, un poquito mas caro.
En realidad si, unos euros mas caro pero lleno de mierda. Sin sabanas y con los colchones y almohandas llenos de mugre. Realmente repugnante, sin peros.

Me macho del camping recuperando mi dinero y decido continuar hasta Cóbreces, a 10 kms. Divertido paseo en otro momento del dia, pero llevo mas de 60 kms y estoy exausto.

Alli me espera impaciente un entrañable fraile, el hermano Teodoro.
Impaciente porque son las 7 de la tarde y el hombre tendria cosas que hacer. Ya sabeis ‘Ora et Labora’.
El albergue es un Monasterio Cisterciense aun habitado por monjes.

image

Asi pues etapa dura por lo larga y por el temporal, pero he conseguido ganar unos kilometros q me vendran muy bien para permitirme una etapa casi de relax en alguno de los sucesivos dias, antes de llegar a Cadavedo y encontrarme con Lichi. Al que.por cierto tengo ya muchas ganas de ver.

Mañana mas.

image

Panoramica desde lo alto de Cóbreces con vistas al mar.

Hay dias en los que no te apetece levantarte. Este era uno de ellos. La noche no ha sido plácida precisamente. El concierto de ronquidos de varios de los 21 peregrinos que me acompañaban me han hecho pasar una mala noche y solo unos tímidos rayos de sol me animan a ponerme en pie.

Por fin preparado y desayunado me monto en la bici y sin dar tiempo a desperezame me encuentro el primer escollo…

image

… 120 escalones por los que empujar la bicicleta. Desde luego un buen calentamiento.

Pero llegados arriba el esfuerzo, de nuevo, tiene su recompensa:

image

Hay q rodear la colina que acompaña a la playa de La Arena. Se realiza por un sendero de unos 4 kms de panorámicas alucinantes. De lo mas bonito que he visto nunca.

image

Despues carretera, carretera y mas carretera nacional, eso si bordeando la costa, y con unas preciosas vistas.

Asi transcurre el di hasta llegar a Laredo en donde cojo un pequeño barco para cruzar la ria y entrar en Santoña, en donde hago una larga parada para reponer fuerzas descansar antes del ultimo esfuerzo para intentar llegar a Güemes.

image

Ya cansado y deseando llegar al albergue me enfrento a las ultimas rampas del dia. Y por fin llego.

image

La cabaña del abuelo Peuto. Un lugar mágico con un ambiente especial. Y con el padre Ernesto a la cabeza, un hombre con mucho que contar. Inolvidable sin duda.

image

Mañana mas.

De nuevo el dia se presenta encapotado y lluvioso. Aunque poco antes de salir el cielo nos da una tregua.

El inicio de la etapa es duro, por caminos forestales y pendientes importantes, acompañados por la bruma mañanera que se pega al cuerpo.

El final del bosque da la recompensa. Una divertida bajada de varios kilometros que hacen que me plante en la falda del monte Avril, Zamudio, en poco mas de hora.
Arriba esperan unas impresionantes vistas de Bilbao. pero antes hay que subir las escarpadas pistas de piedras y barro. Me hacen perder mas de una hora y, desafortunadamente las vistas se desvanecen entre la neblina…

La bajada es muy divertida y me planto en Bilbao en un periquete. He de decir que la ciudad me ha sorprendido gratamente. A mi parecer una ciudad preciosa.

Para salir de Bilbao hay que volver a sortear un gran desnivel aunque de nuevo obtengo recompensa bajando por un sendero verde repleto de vegetacion… Una preciosidad. Solo la pesecucion sufrida por un enorme perro, al que he apodado el Megaperro (lo siento si no soy muy original), consigue romper la paz y la armonia que tenía y hacen que me desolle las espinillas en mi huida… Una huida que podria calificar entre asombrosa y cómica. Os acordais de los Bicivoladores? Nada comparado con mi destreza…

Pues bien, una vez abajo toca volver a subir. Que esperabais?. Una pendiente del 12% y una calzada medieval preciosa que no estan pensadas para bicis…

Por fin arriba de nuevo hay que bajar. Divertido descenso hasta Barakaldo en donde el camino transcurre por el bidegorri, camino rojo literalmente. Se trata de un carril bici que llega hasta Pobeña.
Llevo invertido mucho tiempo en esta etapa y creo que ese sera mi destino de hoy.

Tras mas de 15 kms de bidegorri se abre al frente la fabulosa playa de La Arena. Una playa entre dos montes en donde se forman unas marismas preciosas.

En Pobeña nos reciben en el albergue de la Asociacion de Amigos del camino y consigo una de las dos camas libres que quedaban. Gratuito y muy comodo. Recomendado.

Asi pues hoy solo 55 kms aunque ha sido un buen dia y no han hecho demasiada mella en mis fuerzas.

Mañana el objetivo es Güemes, Cantabria. 75 kilometros nos separan. Esperemos que el tiempo acompañe. A estas horas esta lloviendo… Veremos.

[manana las fotos. Ya me vence el sueño]

El dia ha amanecido muy feo. Con lloviznas y frio. Y lo mejor de todo es que la etapa de hoy comienza con casi 10 kms de ascenso.

Para empezar toca sortear un tramo de escaleras, esta vez corto, pero ya sabeis que no me gusta mezclar escaleras y alforjas. No se llevan bien.
Despues una buena pendiente asfaltada para ir despertando. Y pocos metros mas adelante entramos en el monte y nos encontramos con varias pendientes completamente embarradas que me quitan la mitad de la barrita de power…

La experiencia del primer dia, mi cansancio y las condiciones del tiempo me hacen replantearme la ruta a seguir.
Despues de llegar a Deba, a apenas 12 kms del comienzo, paso completamente del monte, los caminos, el barro… Y me cojo la carretera de la costa. Un paisaje increible bordeando acantilados y rodeando riscos. Aunque todo esto no se puede disfrutar completamente debido al intenso tráfico de algunos tramos y el cuidado que hay q tener.

El dia transcurre mayormente por carretera. Unas mas transitadas que otras. Y unas mas duras que otras…
Despues de llegar a Ondarroa la carretera abandona la costa y se adentra en la Euskadi profunda. La carretera aunque concurrida, tiene un comodo arcén que facilita mucho las cosas pero no en todos los tramos.

image

Cuarenta kilometros y 4 horas despues llego a Markina. Publecito interior y punto de partida del ultimo tramo de 20 kms hasta Gernika.
El tramo comienza con 6 duros kms de ascenso al 7%. Al menos es constante y no hay casi trafico…
Una hora y media despues por fin llego a la cumbre. Y ahora viene lo mas divertido porque todo lo que sube tiene que bajar, y los ultimos 15 kms se convierten en casi una montaña rusa con largas bajadas por vias asfaltadas casi absorbidas por la espesa vegetacion de la zona. Increible.

image

image

Ya cansado, despues de algo mas de 6 horas de pedaleo, llego a Gernika. Y no hay sitio en el albergue… El mas cercano se encuentra a 9 kms de Gernika, en Morga. Al menos eso es lo que me dijo la simpatica recepcionista porque, sin ningún miedo, en lugar de quedarme en un hostal de alli tomo la decision de continuar hasta Morga.
Nada mas salir de Gernika comienza mi fin. Otra vez 7% de desnivel por carretera. Empiezan a fallarme las fuerzas y paro a descansar apenas cada 15 minutos. Ya casi no me puedo ni sentar en la bici y las piernas no responden. Pero 9 kms pasan rapido y yo ya llevaba casi la mitad!!
La mitad si hubieran sido 9 porque a los 12 kms, cuando parecia ver la luz al final del tunel veo el desvio hacia el albergue: ‘Albergue Eskerika 1700m’. Esto ya esta hecho!
Pues ni hablar. El camino me mete por un sendero forestal inciclable, con barro y piedras. Y si solo hubieran sido 1700m no pasaria nada pero cada kilometro en esas condiciones es un mundo. Y yo me recorri dos mundos mas… Hasta 3 kms, y casi una hora invertidas para encontrar el albergue.

Al menos al llegar, el albergue estaba para mi solo, aunque algunas horas despues llegó Alejandro, otro de los bicigrinos de Zumaia que salio conmigo por la mañana. Aunque él escogió la ruta del monte…

El precioso albergue, perdido en medio del monte.
image

En fin. Ha sido un buen dia. He conseguido hacer mas distancia de la planteada lo que me da margen de maniobra para llegar a Santiago sin prisas.

Mañana el objetivo es Pobeña, ultimo pueblo de Euskadi. Objetivo facil a priori. Son solo unos 60 kms por vias asfaltadas en su mayoria, y no todo carreteras. Por lo que quizas, y solo quizas, intente llegar a Castrourdiales, ya en la provincia de Cantabria y 25 kms mas alejado.
Todo depende de las fuerzas, el tiempo, el trazado… Lo de siempre.

Zumaia, comenzando la etapa.
image

Arbol de Gernika.
image

Salud!

Me levanto a las 6 de la mañana de un salto. Desayuno tranquilamente en la habitacion, puesto que no hay nada abierto a esas horas. Lo preparo todo y a las 7.00 estoy en marcha, con muchas ganas y mucha energia.

Por suerte amanece un cielo encapotado pero sin lluvia. Hace frio. Fresco no. Frio. Pero qué mejor para entrar en calor que una buena pendiente non-stop… El ascenso a la ermita de Santiagotxo y posteriormente al santuario de Guadalupe. Terrible ascenso, duro por asfalto  primero e impracticable por caminos embarrados y lleno de piedras despues. Solo llevo 5 kms y casi una hora de pedaleo… esto promete.

La ruta continua por el campo. Caminitos solitarios entre bosques de castaños y…  arboles y todo tipo de plantas (lo siento, no soy muy bueno identificando la flora),  hasta llegar a Pasaia Donibane, no sin bajarme de la bici y empujar multiples ocasiones por culpa del terreno.
Llego a un tramo de descenso de 300 metros de escaleras que casi acaban con mi bici y la rueda trasera.
Una vez abajo hay un pequeño bote en el que tendré q pasar al otro lado de la ria. Una vez alli, sin darme cuenta, me equivoco y me voy por la ruta de caminantes… Lo peor que he hecho jamas!
Me encuentro con un tramo de escaleras talladas en piedra que resulta ser mayor, mucho mayor de lo que parecia. Éstas salvan un desnivel de 100 metros en una distancia de otros 300. Intenta cargar una bici con sus 12 kilos de bultos si tienes coj… Pues yo tampoco tengo. Y me tendria q haber dado la vuelta si no hubiera pasado por alli un amable habitante de la zona con una buena condicion fisica que me ayudó a subir la bici. Ademas me recomienda llegar a San Sebastian por carretera, evitando asi tramos complicados de rodar. Por supuesto no dudo en seguir su consejo.

Esta es la foto de las escaleras. Realmente pensaba que terminaban donde se pierden. Un error casi fatal.

image

El resto de la etapa sigue compicandose, obligandome a bajarme de la bici tambien para descender grandes tramos de piedras resbaladizas y puntiagudas. Solo pienso en que si el resto del camino es asi tendre q acortar la etapa.
Y asi me encuentro con ‘el que pinta las flechas del camino desde Donosti a Zarautz’. Eso me dijo y yo no soy quien para dudar de ese agradable señor. El hombre daba agua a los peregrinos. Ademas tambien me aconsejó un camino alternativo que seria más facil. Y asi fue.

image

Por fin llego a Zarautz. Un pueblo precioso pero q me recibe con un pinchazo de mi rueda trasera. Si, de la magnifica camara antipinchazos del Decathlon…
Llevo 50 kms y estoy exhausto, asi q decido buscar albergue. Pero el albergue abierto mas proximo se encuentra en Zumaia, a unos 10 kms… Habrá q cambiar la rueda entonces y continuar. Eso si, esta vez paso de la ruta por el monte y cojo la carretera nacional.

Asi pues, 60 kilometros y 8 horas despues llego a mi destino, Zumaia, otro precioso pueblecito en el que si encuentro albergue.

image

Apenas estamos 8 peregrinos asi q espero q la noche sea placida.

Mañana intentaré llegar a Gernika, a 63 kms.
El perfil parece complicado. Quizas menos que el de hoy, pero tendré muy en cuenta alternativas asfaltadas, por lo q pueda pasar…

Dejo aqui alguna foto de hoy.

Esta fuente tambien la ha pintado el amable señor en cuestion.

image

Por ahi, a la derecha se ve un pottako ‘trepador’. Una especie de poni que vive por Euskadi (por si no lo habeis pillado lo de trepador me lo he inventado pero el poni existe)

image

¡¡Salud y buen camino!!